LA COMPAÑÍA DE SAN PAOLO PARA LAS IGLESIAS DEL CASCO ANTIGUO

9
Chiesa della

Misericordia

Via G. Barbaroux 41

En 1578 el duque Emanuele Filiberto de Saboya concede la constitución de la Archicofradía de San

Juan Bautista degollado o de la Misericordia, consagrada a la asistencia material y espiritual de los presos y condenados a muerte.

Desde los primeros años de actividad institucional, la Archicofradía se convierte en una referencia para las demás cofradías nacidas a finales del siglo XVI en

Turín y Piamonte. En 1718, la Cofradía adquiere la iglesia hasta entonces perteneciente al convento de las monjas de Santa Croce. A partir de 1720 se instala en dicho lugar dedicándola a San Juan Bautista degollado. En 1726 se abre la calle que conecta con la calle Dora Grossa (la actual calle Garibaldi), de la que la iglesia constituye el fondo arquitectónico.

El edificio actual es fruto de un proyecto del arquitecto Filippo Nicolis di Robilant que data de 1751. En aquel año, a causa de desestabilizaciones estáticas, se decide reconstruir la iglesia con formas barrocas caracterizándola con un sistema de bóvedas perforadas que se suceden cubriendo el aula única e iluminándola escenográficamente. La denominada “imagen iluminativa originaria” ha sido restablecida y valorizada por el primer bloque de obras de restauración financiado por la Compagnia di San Paolo en 2009. Dos fajas abovedadas en bóveda de cañón con ventanas por encima del plano de imposta empalman la bóveda vaída perforada con fondo central, a la cúpula elíptica y al cascarón absidal decorado con las virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad. La cúpula elíptica, elemento característico del sistema de bóvedas, se asienta sobre un cimborrio con ventanas dotado de doce pilastras de las que salen las fajas que definen el espacio central pintado por Mattia Franceschini. En 2012, con el segundo bloque de restauraciones, se saca a la luz la pavimentación originaria de piedra de Barge, incorporando una innovadora instalación de calefacción geotérmica en el pavimento. Durante el tercer bloque se interviene en el Aula Capitular, restaurando frescos, estucos, pavimentos y armarios.

El altar mayor de mármol policromo data del 1792 y es un proyecto de Francesco Benedotto Ferroggio. El retablo del altar mayor, separado de la mesa del altar y colocado sobre la pared del fondo, representa la Decapitación de San Juan Bautista y es atribuido a Federico Zuccari. Al lado del retablo dos grandes cuadros atribuidos a Mattia Franceschini y Felice Cervetti, alumno de Beaumont, representan la Predicación de San Juan Bautista y el Bautismo en el río Jordán.

La capilla lateral izquierda muestra, representado en un gran retablo de Francesco Beaumont y de su alumno Vittorio Amedeo Rapous, a San Juan Nepomuceno contemplando a la Virgen (1746-1753). Decoran los lados de la capilla dos telas también de Rapous,
 

 

 dedicadas a la Anunciación y a la Asunción. Dos pequeños cuadros de alumnos de Rapous situados bajo las telas del maestro, ilustran la Condena a muerte de San Juan Nepomuceno y su Muerte en el río Moldava. La capilla lateral derecha –llamada del Crucifijo o de los Condenados, debido a la presencia de un pozo tumbal en el que se colocaron numerosos condenados a muerte- contiene un importante crucifijo de madera atribuido a Stefano Maria Clemente. Decoran los lados del altar derecho dos grandes cuadros del siglo XVIII que representan el Ecce Homo y dos telas pequeñas que representan la cabeza de San Juan Bautista, elemento característico de toda la iglesia.De los años 30 del siglo XVIII son las dos estatuas procesionales de madera de Ignazio Perucca, en el pasado atribuidas a Carlo Giuseppe Plura,  que decoran la entrada de la iglesia,  y representan a Nuestra Señora de los Dolores y a un ángel, las cuales formaban parte de unas andas utilizadas para las procesiones del Viernes Santo.La fachada de la iglesia, obra marcadamente neoclásica de Gaetano Lombardi (1828), es caracterizada por cuatro columnas jónicas que sostienen un tímpano triangular y dentellado, y están apoyadas sobre un alto estilóbato. El color gris de los elementos arquitectónicos realizados en piedra de Malanaggio resalta sobre el fondo claro.Tras una ininterrumpida actividad durante más de dos siglos, desde 1817 la Misericordia entra oficialmente a formar parte de la administración de las cárceles gracias a la intervención de eminentes personalidades del mundo católico piamontés, tales como -solo para recordar a los más notables- Francesco Faà di Bruno, la marquesa Giulia di Barolo, San Giovanni Cafasso, los canónigos Borsarelli di Riffredo y Pelletta. Además merece la pena señalar que a lo largo de los siglos se incorporan a la sección femenina de la Archicofradía todas las princesas de la casa Saboya.Con la reforma de las Obras Pías, acaecida tras la unidad de Italia en 1861, la Archicofradía de la Misericordia sigue, tal como lo había hecho hasta entonces, con su actividad de asistencia a los condenados a muerte, encarcelados y ex detenidos; dichas actividades de ayuda a los encarcelados continúan todavía hoy. La Misericordia realiza sobretodo una intensa actividad cultural, organizando ciclos anuales de conferencias, meditaciones musicales y exposiciones. Cada domingo y cada fiesta de precepto se celebra la misa según la forma extraordinaria del Rito romano (en latín y con canto gregoriano según el misal de 1962), autorizada desde 1989 por el cardenal Giovanni Saldarini, arzobispo de Turín. 

Textos a cargo de la asociación Guarino Guarini y de la Archicofradía de la Misericordia, en el marco del proyecto Visitar las iglesias de Turín de la Compagnia di San Paolo.