LA COMPAÑÍA DE SAN PAOLO PARA LAS IGLESIAS DEL CASCO ANTIGUO

28
Chiesa di

San Massimo Vescovo di Torino

Via G. Mazzini 29

En las décadas centrales del siglo XIX, el “Borgo Nuovo” era el barrio naciente de la burguesía de Turín, pensado como estención suroriental de la ciudad-capital barroca, en un área ocupada ya por las fortificaciones urbanas (abandonadas a partir de la época napoleónica). En la zona ya estaba previsto por el plano carloalbertino de 1834, un lugar destinado a la iglesia parroquial; el aumento de la población convenció a la Administración Cívica para que resolviese el problema, ofreciendo gratuitamente el área en 1843.

En abril del mismo año, una comisión –llamada por el rey Carlo Alberto y presidida por el arzobispo monsignor Luigi Franzoni- decidió organizar un concurso para el proyecto de la iglesia fijando las condiciones de participación: el edificio tenía que estar aislado de las casas, ocupando enteramente el bloque definitivo de las calles por tres lados.

Entre los once proyectos presentados, fue elegido el del arquitecto Carlo Sada (1809-1873), otorgado en colaboración con Giuseppe Leoni; en 1845 iniciaron las obras.

La iglesia está dedicada a Massimo, primer obispo notorio de Turín entre finales del siglo IV y principios del siglo V. El edificio sigue la costumbre del siglo XIX de titular las nuevas iglesias parroquiales con figuras de santos ejemplares para la predicación y la actividad pastoral. La centralidad del tema testimonia el encargo que el Concejo Municipal había otorgado al arquitecto Carlo Promis (1808-1873), protagonista de la vida cultural y artística de Turín, de escoger tanto el título de la parroquia como los temas decorativos.

Detrás del altar, según el proyecto iconográfico de Sada de 1850, viene representado San Massimo recitando en la Catedral al pueblo de Turín, obra de Francesco Gonin (1853) que completa escenográficamente el ábside.

La iglesia sigue los caracteres arquitectónicos del clasicismo europeo. La fachada principal se caracteriza por un imponente pronaos corintio sobre columnas y pilastras, motivo este repetido y aplanado en el resto de los frontales, unidos entre sí con una cornisa a cenefa continua. Un ligero almohadillado reviste

completamente el edificio. La construcción terminada en 1853, aparece como un volumen edilicio que retoma el skyline de los edificios vecinos, casi un “palacio” entre edificios; destacado, no obstante, por el espacio de lo sagrado y por el emerger de la cúpula.

El interior, de cruz griega alargada, presenta una nave única cubierta por una bóveda de cañón.

La cúpula, apoyada sobre un tambor de columnas tanto en el interior como en el exterior, cubre el transepto e ilumina el crucero central; en la cúpula, Dios padre en gloria de ángeles de Paolo Emilio Morgri. El interior preve un complejo programa iconográfico, con temas ya sea bíblico (las estatuas de los profetas, realizadas por protagonistas de la escultura carloalbertina de Turín) que históricos (los padres de la iglesia en frescos de Gonin colocados en los penachos de la cúpula; los santos Anselmo d’Aosta y Bernardo da Mentone en las lunetas de las capillas laterales; sant’Epifanio y san Vittore sobre el portal). Completando el programa, sobre la pared izquierda del retablo aparece simbolizada la Natividad de la Virgen de Legnanino (1707, ex voto municipal tras la victoria del asedio de 1706) y al fondo, el baptisterio realizado por Cesare Reduzzi.

 

Textos a cargo de la asociación Guarino Guarini