LA COMPAÑÍA DE SAN PAOLO PARA LAS IGLESIAS DEL CASCO ANTIGUO

32
Chiesa di

San Rocco

Via San Francesco d’Assisi 1

Ligada a la istoria de la Cofradía de San Roque, la iglesia se construye con un proyecto atribuido a Francesco y Carlo Emanuele Lanfranchi, en los años sesenta del siglo XVI.

Instaurada en 1598, la Cofradía de San Roque de la Cruz y Oración se fundó a partir de una escisión de la Cofradía de San Roque de la Cruz, expresión de la devoción hacia un santo venerado en Turín desde la Edad Media. Creada con el objetivo de dar sepultura a los cadáveres abandonados, la Cofradía tiene la facultadd de poder oficiar en la capilla Virgen de las Gracias junto a la parroquia de San Gregorio, una sede que muy pronto se reveló demasiado pequeña para alojar al creciente número de cofrades. Colocada en una construcción central de la ciudad, no muy lejos de la torre municipal, San Gregorio y la capilla son derribadas y sustituidas por un único fabricado dividido por un muro longitudinal ensalzado sobre un diseño atribuido al ingeniero ducal Carlo di Castellamonte. En la fachada estaban previstas dos puertas distintas, reservadas a la parroquia y a la Cofradía; al centro, un nicho destinado a alojar la estatua de San Rocco.

Cuando en 1630, se difunde nuevamente la peste en la ciudad, se dirigen procesiones, ofertas y votos al santo protector de los lugares infectados, celebrado desde el 16 de agosto del año sucesivo.

Tras la supresión de la parroquia de San Gregorio, en 1662, es la Cofradía la que se ocupará de su reconstitución y concederá al cofrade Francesco Lanfranchi la tarea de diseñar la nueva iglesia. Las obras comienzan en 1667.

Edificio con planta cuadrangular de ángulos obtusos, caracterizado por la presencia de cuatro pilares robustos de ángulos sostenidos por cuatro arcos “a tutto sesto”. En cada esquina, parejas de columnas de marmol puestas sobre un alto basamento sostienen un entablamiento continuo que continúa en el coro, creando un ambiente unitario. El aula está cubierta por una cúpula octogonal, con linterna terminal, decorada con estucos y frescos, colocada sobre un tambor en el cual se abren ocho grandes ventanas rectangulares.

Las obras en la fachada comenzaron ya en el siglo XVII, pero se interrumpieron en seguida a causa de la falta de fondos. Concluida en las últimas décadas del siglo siguiente, fue modificada después en el ámbito de las grandes intervenciones de saneamiento de los barrios centrales después de 1885. La fachada actual fue realizada por el ayuntamiento, a manos de Carlo Velasco, ingeniero jefe del oficio de Obras públicas. Caracterizada con doble estilo, está decorada por dos nichos en los cuales hay dos estatuas dedicadas a San Rocco y Sant’Espedito.

La preciosa decoración interna, iniciada en 1691 por ópera del escayolista Pietro Somasso y después retomada en la primera mitad del siglo XIX, se vio revaluada gracias a las intervenciones de restauración dirigidas también a un saneamiento fundamental y generalizado de la estructura. Se apoyan a las paredes internas de la fachada dos interesantes confesionarios de madera. En la capilla de la derecha, el retablo del altar obra de Giovanni Antonio Mari,

muestra la Natividad de la Virgen de la segunda mitad del siglo XVIII. Bajo el altar está la estatua de madera de Sant’Aventino y en un nicho al lado se puede reconocer la estatua de piedra de la Madonna delle Grazie. La capilla de la izquierda aloja un apreciable grupo de madera del siglo XVIII del Crucifijo atribuido, por lo menos el Crucifijo, a Stefano Maria Clemente.

Proyectado en 1755, el suntuoso altar mayor decorado con estatuas de los cuatro doctores de la iglesia se debe a Bernardo Antonio Vittone. Mármoles policromados taraceados decoran el pavimento del presbiterio y continúan en el coro, cuya disposición definitiva data de la segunda mitad del siglo XVIII y la imagen actual es resultado de las recientes obras de restauración. La Gloria di San Rocco, pintada con frescos en el interior de la bóveda vaída, fue realizada por Rocco Comaneddi en 1791. Sobre las paredes del ábside, San Rocco predica a los apestados de Mari, San Rocco encontrado muerto en la prisión de Tarquiinio Grazzi y la estatua de madera del Santo de Carlo Amedeo Botto. De gran valor son también las sillerías de madera del coro esculpidas en 1722 por Francesco Gilardi y Giuseppe Maria Bonzanigo.

La sacristía conserva un interesante armario en nogal esculpido con querubines, adornos y balaustra. En el primer pasillo aún se conserva un lavabo de marmol de finales del siglo XVI, ya entonces usado como fuente bautismal.

 

Textos a cargo de la asociación Guarino Guarini