LA COMPAÑÍA DE SAN PAOLO PARA LAS IGLESIAS DEL CASCO ANTIGUO

17
Chiesa dei

Santi Vincenzo de’ Paoli e Antonio Abate (Cottolengo)

Via San Pietro in Vincoli 2

Al Norte del centro antiguo de Torino surge la Piccola Casa della Divina Provvidenza (Pequeña Casa de la Divina Providencia) llamada Cottolengo, auténtica y propia ciudad dentro de la ciudad. El amplio conjunto actual es el resultado de un continuo crecimiento y actualización de las estructuras ajustándose a las continuas exigencias de las asistencia. Incluso la vida del fundador del Instituto, Giuseppe Benedetto Cottolengo, se configura como una respuesta a las exigencias del propio tiempo. Nació en Bra el 3 de mayo de 1786 en el seno de una familia de orígenes humildes pero rica en fe, desde joven Cottolengo tuvo clara la propia vocación que lo condujo a abrazar el sacerdocio. Ordenado sacerdote en 1811 y enviado como asistente durante un año a Cornegliano d´Alba, finalizó posteriormente, en 1816, la carrera de Teología, sin desatender por ello su labor caritativa (como durante la epidemia de 1817 en Bra). En 1818 fue invitado a Torino para la congregación de los Curas Teólogos del Corpus Domini, encargados de la iglesia del Corpus Domini.

La devoción a la santa figura de Vincenzo de’Paoli, sus encuentros con la miseria de la gente de los barrios populares los cuales visitaba con frecuencia y, sobre todo, la historia de una madre moribunda no atendida en los hospitales ciudadanos el 2 de septiembre 1827. Hechos que confirmaron el Cottolengo en su propia esencia: la acogida de los pobres rechazados por todos, en el plano social, la construcción de un sistema asistencial alternativo y complementario al que estaba vigente.

Con la ayuda de algunas mujeres piadosas, en 1828 fundó el “Deposito de los pobres enfermos del Corpus Domini” en la via Palazzo di Città, alquilando algunas habitaciones. Sin embargo, en septiembre de 1831 este Deposito, también llamado “della Volta Rossa”, fue cerrado por orden del gobierno debido a la amenaza de cólera.

Por lo tanto, fue necesario encontrar un nuevo lugar. Se descartó el centro, donde el mercado inmobiliario no ofrecía posibilidad de una futura expansión, y la zona de Porta Nuova, residencial y burguesa, así que la búsqueda terminó en Borgo Dora y Valdocco, en la periferia industrial y popular que estaba en continua transformación: una casita en Borgo Dora que se llamó ” Pequeña Casa de la Divina Providencia bajo los auspicios de san Vicenzo de´Paoli”. Los primeros enfermos fueron transferidos a la nueva sede el 27 de abril de 1832. Con la ayuda de los hermanos Copasso se reformó y a esta se unieron en poco tiempo otros edificios dedicados a la acogida de los enfermos y pobres, asistidos por las Hijas (y Hermanas) de la Pequeña Casa de la Divina Providencia y poco después por los Hermanos de la Divina Providencia, familias religiosas fundadas por San Cottolengo. El éxito de la Pequeña Casa atrajo la atención del gobierno, que el 27 de agosto de 1833 la reconoció como una obra de caridad y asistencia caritativa. Los Hermanos Farinelli construyeron gracias a Cottolengo un hospital y una pequeña iglesia dedicada a ” DIVIS ANTONIO ABBATI AC VINCENTIO A PAULO” que fue bendecida el 5 de octubre de 1834.

 

El hospital acogía hombres y mujeres rechazados por otros hospitales, bajo el cuidado del Dr. Lorenzo Granetti, benemérito de la Obra del Cottolengo. En 1837 el hospital y la iglesia fueron cedidas al Cottolengo por los hermanos Farinelli. En los años sucesivos, el Cottolengo amplió su Obra con otros edificios para hacer frente a la creciente necesidad de los pobres que llamaban a su puerta. Por lo cual, en 1837, fue necesario añadir cobertizos, graneros y talleres, teniéndose desde entonces, que adecuar continuamente al creciente número de huéspedes (miles) y a las exigencias de las curas y de las producciones; la casa es una obra de construcción siempre abierta.

También la Iglesia es el fruto de otras transformaciones. Al edificio original, es decir, la actual “Rotonda” de la entrada de fachada neoclásica de dos aguas, fue añadida la capilla del Rosario aproximadamente en 1838, donde se encuentra la tumba del Cottolengo, que murió el 30 de abril de 1842. Los daños causados por la explosión en el polvorín situado en las inmediaciones, proporcionaron en 1852 una oportunidad para una revisión posterior de la capilla, bajo la cual se realiza la cripta de San Michele. Coincidiendo con el inicio del proceso de beatificación del fundador, en 1864-1866 se realizó una nueva ampliación, anulando aquella de 1894-1898, ambas solicitadas por el padre sucesor Luigi Anglesio.

La configuración actual de la iglesia corresponde al proyecto neo-románico de Vincenzo Capuccio. El gran edificio, consagrado el 23 de abril de 1898, se compone de una basílica dividida en cuatro tramos y tres naves, con un ábside con galería dotado de matróneo y bóvedas de cañón: una valiosa imitación de la arquitectura románica lombarda con algunas concesiones al gótico, como en el ábside y capillas poligonales . El mobiliario litúrgico fue producido por artistas de renombre, bajo la dirección de Enrico Reffo (autor de las vidrieras de las capillas laterales). En 1917-1918, durante la beatificación de Giuseppe Benedetto Cottolengo, fue construida la capilla dedicada a él y diseñada en formas neo-barroco por Giuseppe Gallo al lado de la rotonda. La canonización del fundador (1934) fue la ocasión para reemplazar algunas pinturas, mientras que en 1953 el pavimento fue renovado. En 1979-1982, debido a la inconsistencia de la tierra de suelo pantanoso, se hizo necesario consolidar los cimientos. La iglesia se ha completado con el campanario neo-románico que es la referencia óptica de la ciudadela de la caridad en el horizonte de Turín.

 

 

 

Textos a cargo de la asociación Guarino Guarini