LA COMPAÑÍA DE SAN PAOLO PARA LAS IGLESIAS DEL CASCO ANTIGUO

27
Chiesa di

Santa Pelagia

Via San Massimo 21

Las ampliaciones barrocas de la ciudad-capital son espacios privilegiados por el asentamiento de monasterios, conventos y casas religiosas. Colocada al fondo de la calle Santa Croce (que linda con el complejo de las Canónicas Regulares Lateranenses de San Agustín, llamadas monjas de Santa Croce), la iglesia y el antiguo convento de Santa Pelagia fueron construidos a partir de 1769, diseñadas por el arquitecto Filippo Nicolis di Robilant para las mismas agustinas. La decisión de levantar un sede para ellas data de unos cincuenta años antes, dada la existencia -ya en 1728- de un primer proyecto del complejo por parte de Filippo Juvarra (que estaba realizando la vecina iglesia de Santa Croce) y en 1769, de un pago concedido al arquitecto Bernardo Antonio Vittone “por un Diseño en la Iglesia, Coro y Sacristía si bien nunca llevado a cabo”.

La iglesia fue consagrada el 21 de septiembre de 1772 por el arzobispo Rorengo di Rorà, aunque consta que las obras para la disposición litúrgica continuaron durante algunos años más. La fachada presenta un pórtico de cuatro columnas jónicas que sostienen un tímpano triangular. Su modesta altura permite vislumbrar la parte superior del edificio, a saber, una cúpula rebajada cubierta en el hueco central (decorada en el interior con estilo ilusionista). La unión entre los dos cuerpos se consigue a través de una decoración con cenefas que une la cúpula a los pilares. La instalación arquitectónica expresa la orientación del proyectista hacia una cultura pre-neoclásica, absorbiendo el legado victoriano de las formas barrocas más lozanas y vibrantes, que se reflejan no obstante en las estructuras y las aperturas del interior.

La planta, de esquema centralizado, está compuesta por un círculo sobre el que se alzan cuatro cavidades elípticas que forman el ingreso, las dos capillas centrales y el presbiterio. A la izquierda de este último se abre un amplio coro de monjas en forma ovoide; la sillería de madera, con doble fila de asientos y balaustrada, sobre la cual se encuentra una balconada ricamente decorada. Se conserva aquí una grande tela de Vittorio Amedeo Rapous (1728-1800) que representa la síntesis entre la devoción hacia el principal santo sabaudo (el beato Amedeo IX de Saboya) y hacia la Virgen,

el compromiso caritativo de la dinastía (el cuidado de los indigentes, asegurado por la institución de la Mendicidad Instruida (la cual pasa al edificio tras la supresión del convento) y los legados espirituales contrarreformistas (san Filippo Neri y san Vincenzo de Paoli). El coro, tras la reciente restauración, es un espacio privilegiado para las actividades musicales y culturales promovidas por el ente actualmente gestor, la Opera Munifica Istruzione (institución derivada de la citada Mendicidad Instruida).

Notable es el conjunto iconográfico constituido por los tres retablos del altar de Vittorio Blanchery (1735-1775), discípulo de Beaumont, síntesis de los temas devotos y místicos de las monjas agustinas: para el altar mayor la representación de la Virgen mientras corona a santa Pelagia con sant’Agostino y santa Monica, retablo puesto sobre el tabernáculo y el trono eucarístico, decorados con los temas de la Cena de Emaús y del pelícano, símbolo de la nutrición ofrecida con el pan consagrado. En los altares laterales, a la izquierda, San Francesco di Sales en contemplación del Sagrado Corazón de Jesús, y a la derecha, San Luigi Gonzaga sostenido por un ángel en contemplación del Crucifijo, temas místicos recurrentes en la cultura espiritual e iconográfica post-tridentina.

Entre el año 2000 y 2006, el complejo de Santa Pelagia sufrió una importante intervención de restauración así como una modificación en sus funciones.

 

 

 

Textos a cargo de la asociación Guarino Guarini