LA COMPAÑÍA DE SAN PAOLO PARA LAS IGLESIAS DEL CASCO ANTIGUO

11
Chiesa di

Sant’Agostino Vescovo

Via Sant’ Agostino angolo via Santa Chiara 9

La iglesia de la comunidad parroquial de Sant’Agostino fue construida en un edificio preexistente anterior al siglo XI y dedicado a los Santos Apóstoles Giacomo y Filippo: ya el catastro de 1415 la sitúa entre las seis parroquias del barrio de Porta Pusterla, una de las reparticiones administrativas de la ciudad, dentro del estrecho recinto cuadrangular de los muros romanos.

La forma del actual edificio data de 1548, año en que los Agustinos Calzados, tras un peregrinaje de algunos años, tomaron posesión de la iglesia dando comienzo a la construcción del convento. Esto fue posible gracias a la concesión en su favor por parte de G. E. Broglia, rector de las iglesias de los Santos Giacomo y Filippo y Sant’Agostino en 1448. Así como otros edificios religiosos de la época, la iglesia se encontraba en un avanzado estado de degradación.

En 1551 comenzaron las obras de reconstrucción y la iglesia asumió el nombre de Sant’Agostino, conservando como testimonio del estilo tardomedieval solamente el fuste del campanario, con muros de ladrillo.

Terminada en 1563 la ocupación francesa y acaecida la elección al rango de ciudad capital, Turín comenzó a cambiar de rostro bajo la guía del duque Emanuele Filiberto de Saboya. En esos mismos años, tras el Concilio de Trento (concluido en 1563) empezaron a difundirse las Confraternidades y Compañías religiosas, las cuales asumieron una posición dinámica en calidad de contratantes de obras de restauración y adecuación de muchas iglesias de la ciudad. El soberano, si bien ocupado principalmente en asuntos militares y defensivos, no pudo hacer oídos sordos a los dictámenes procedentes de Roma, por lo que impulsó obras de restauración y reedificación en el ámbito religioso. El edificio viene ultimado a principios de los años ochenta del siglo XVI, cuando lar riendas del reino pasaron a manos del hijo del duque, Carlo Emanuele I, el cual aceleró el proceso de modernización de la ciudad proclamándose personalmente promotor de la edificación de obras públicas y de la consolidación de las compañías religiosas.

 

A lo largo de los siglos XVII, XVIII y XIX, la iglesia fue objeto de obras de enriquecimiento y de restauración del interior, a veces financiadas por privados benefactores, cuyos nombres se pueden leer en epígrafes en el interior de la iglesia. Solamente en 1643 tiene lugar la consagración oficial; un poco más tarde, viene sustituido el altar mayor, rehecho a su vez por obra de Carlo Ceppi en 1887. La iglesia en su totalidad, sufrió una renovación sustancial durante los primeros diez años del presente siglo. Presenta una planta con tres naves, con estrechas naves laterales cubiertas con bóvedas de arista.

Entre las obras de especial interés encontramos en la nave derecha, el cuadro de la Deposición atribuido a la escuela de Dürer (1530-1540), la Virgen del Pueblo de Felice Cervetti (1764), la Virgen de la Cintura de Ignazio Perucca (anterior a 1776) colocada sobre un altar de mármol policromado atribuido a Bernardo Vittone. En la Capilla de la Virgen del Divino Parto, en la nave izquierda está presente un fragmento de un fresco del siglo XVI encontrado en 1716 en la chimenea de una casa, demolida en parte para la edificación del convento. En honor a esta imagen, expuesta en la iglesia desde 1717 en un marco de madera esculpida, viene constituida una Compañía con el fin de socorrer a las parturientas: la Pia Sociedad de Maria Santisima a la Espera del Divin Parto.

Al principio de la nave izquierda está colocado la pila bautismal del siglo XVIII, restaurada y usada nuevamente. Al fondo de la nave izquierda se encuentra la Capilla de San Nicola da Tolentino, fraile de la orden de los Heremitas de Sant’Agostino (cuadro atribuido a Marino Spanzotti), al lado del blanco Mausoleo de Cassiano dal Pozzo, magistrado en la corte de Emanuele Filiberto, con su estatua “gisant” (yaciente) sobre un sepulcro sostenido por dos dragones.

Textos a cargo de la asociación Guarino Guarini