LA COMPAÑÍA DE SAN PAOLO PARA LAS IGLESIAS DEL CASCO ANTIGUO

8
Chiesa dello

Spirito Santo

Via Porta Palatina 7

En la zona ocupada hoy por las iglesias del Corpus Domini y del Spirito Santo existía una iglesia medieval de planta rectangular y ábside trilobado dedicada a San Silvestre. Adosada a la aquella se encontraba el tabernáculo dedicado al Santisimo Sacramento, edificado en recuerdo del milagro eucarístico de 1453 (ver la ficha sobre la iglesia del Corpus Domini).

La Cofradía del Spirito Santo, ya desde su constitución en 1575, tiene su sede en la iglesia de San Silvestro, donde se construyó un oratorio, el cual se reveló muy pronto insuficiente.

La disposición del área fue radicalmente puesta en entredicho durante la peste de 1598, cuando se decidió la construcción de la nueva iglesia del Corpus Domini en el lugar del precedente tabernáculo conmemorativo: en 1603 su planificación viene concedida a Ascanio Vitozzi. La Cofradía también estaba dispuesta a participar en la financiación de la iglesia, a condición de poder transladarse allí. La nueva iglesia del Corpus Domini debería comunicarse con los espacios de la Cofradía del Spirito Santo ya a partir de 1609. Entre 1609 y 1613 el mismo Vitozzi planificó un nuevo oratorio, lindante con el ábside de la iglesia. Dicha posición derivaba de la voluntad de permitir a los cofrades reunidos en el Oratorio la asistencia a las ceremonias sagradas en la iglesia. Tras un incendio en 1653 y los continuos conflictos entre la Cofradía del Spirito Santo y la Compañía del Santísimo Sacramento apoyada por la Ciudad, se erigió un muro dividiendo nuevamente la iglesia del Corpus Domini de la de San Silvestro. La Confraternidad decidió entonces conceder al arquitecto Bernardino Quadri la redistribución del oratorio, en el sitio de la futura iglesia del Spirito Santo.

De hecho, a partir de entonces la iglesia de San Silvestro pasó a estar englobada en parte por la iglesia del Corpus Domini y en parte, por el oratorio de la Cofradía, por lo que urgía una intervención de replanificación global.

La actual iglesia del Spirito Santo es atribuida al arquitecto Giovanni Battista Feroggio (1723-1797), el cual, tras una pericia que la Cofradía le había encargado para el estado de conservación del precedente oratorio de estilo vitozziano, aconsejó a los cofrades la reedificación del edificio, entonces al borde del colapso estructural, mereciéndose así el encargo de la obra. Era el año 1762. Al año siguiente, un privado donaba sus haberes a la Cofradía a condición de que procediesen a la reconstrucción de la iglesia antes de dos años.

Entre 1764 y 1767 se empezaron las obras y en 1787 la iglesia del Spirito Santo fue dotada de un nuevo altar, también de Feroggio.

A lo largo del siglo XIX tuvieron lugar obras de restauración, decoración y consolidación de la fachada y del campanario, dañados durante los bombardeos en 1943.

En su interior, la iglesia presenta una nave única de planta rectangular con dos capillas curvilíneas en los lados mayores y un ábside semicircular. De las paredes ascienden columnas corintias surcadas, separadas por pilastras con un entablamiento encima y ático continuo sobre el que se abren bóvedas y arcos. La cúpula elíptica está dividida en ocho segmentos con ocho aperturas ovales.

El lado derecho de la iglesia está adosado al presbiterio de la contigua iglesia del Corpus Domini, dando lugar a un único organismo. El profundo presbiterio y el coro son los únicos testigos del edificio preexistente.

En la capilla de la derecha, donde se guardaba la tela del siglo XVIII de Mattia Franceschini con la Virgen y los santos Antonio da Padova, Francesco d’Assisi y Francesco di Sales (ahora en la sacristía), fue colocada en 1842 una composición estatuaria de Stefano Maria Clemente. El complejo estatuario (realizado en 1761) tiene la estructura del trono procesional, hecha para suscitar la piedad cristiana y sentimientos de conversión: el Crucifijo que levanta la mirada al cielo, la Madre desvanecida sostenida por San Giovanni y la desesperación de Maddalena eran astucias iconográficas para comunicar al cristiano el misterio del amor divino. En el altar de la capilla izquierda se encuentra el retablo de Mattia Franceschini representanto el Bautismo de Costantino. Son también de gran interés los objetos de madera, como las sillerías del coro de Pietro Botto situadas en el ábside y la cátedra prioral de Mattia Mandono de principios del siglo XVII.

Desde 1985 la iglesia es la sede de la Academia del Santo Spirito, nacida para favorecer el estudio y la valorización del patrimonio musical de los siglos XVI-XVIII.

 

 

Texto a cargo de la asociación Guarino Guarini