LA COMPAÑÍA DE SAN PAOLO PARA LAS IGLESIAS DEL CASCO ANTIGUO

23
Chiesa della

Visitazione

Via XX Settembre 23

La primera orden religiosa de la Visitazione fue fundada en 1610 por Francesco di Sales (1567-1622), obispo coadjutor de Ginebra, y de la baronesa Jeanne Frémyot de Chantal la cual, viuda del barón Chantal desde hacía una década, decidió retirarse a la vida contemplativa. Los dos objetivos fundamentales de la congregación son, según lo expresado en el acto constitutivo, la contemplación y oración y el servicio a los pobres y enfermos. Sin embargo, en las fases sucesivas a la fundación la primera función asumió una preponderancia absoluta con respecto a la segunda, hasta el punto de anularla. Es justamente la carencia de austeridad exterior lo que permite una larga difusión entre aquellos que no habrían podido soportar físicamente las condiciones impuestas por las órdenes reformadas y consiente a la orden de la Visitazione su rápida expansión en toda Europa.

La fundación del convento de Turín data de 1638: las motivaciones se encuentran en la amplia popularidad que Francesco di Sales adquirió en la corte sabauda, testimoniada por las relaciones directas con el duque Carlo Emanuele I de Saboya y por la devoción particular demostrada más tarde hacia la duquesa Cristina de Francia. Será el duque Vittorio Amedeo I el que cederá un enorme terreno para la construcción de la iglesia y del monasterio en la llamada “ciudad nueva”, la primera ampliación de Turín que pone en marcha el importante proyecto de recalificación de la ciudad con el objetivo de hacerla merecedora del título de capital del Ducado, en confrontación con las otras capitales europeas. Con respecto a la arquitectura homogénea de los edificios del siglo XVIII, destaca el volumen de la iglesia, con la fachada del siglo XVIII colocada en la esquina entre las actuales calles Arcivescovado y XX Settembre. La iglesia, alzada en previsión de la beatificación de Francesco di Sales (1661, canonizado en 1665) se terminó antes de 1660 y es hoy, de acuerdo con la crítica, atribuida a Francesco Lanfranchi, padre del conocido Carlo Emanuele. La proyectación llevada a cabo por el arquitecto sitúa a la iglesia de la Visitazione entre los primeros ejemplos de arquitectura religiosa construidos en Turín según los cánones de la Contrarreforma: la planta se caracteriza por un espacio central cuadrado sobre el que se abren los espacios semicirculares de la entrada y de dos capillas laterales, además de otro más amplio correspondiente al presbiterio. El orden arquitectónico esculpido por las pilastras apoyadas sobre un alto estilóbato, evidencia las aristas de la estructura y sostiene un entablamiento que envuelve el aula entera. Los cuatro grandes arcos que definen la parte de los espacios laterales rigen el tambor con ventana y la cúpula, decorada alrededor de los años 60 del siglo XVIII por Michele Antonio Milocco, con el gran fresco que representa el Paraíso donde es acogido en gloria San Francesco di Sales. En los penachos, el artista representa la virtud teologal.
 

La obra de Milocco se relaciona visualmente con las estatuas y con las pequeñas telas colocadas en el aula precedente: los personajes aquí representados alcanzan la santidad y, por lo tanto, el paraíso a través de las virtudes teologales.

El presbiterio es reestructurado con ocasión de la canonización de la baronesa de Chantal (1768): el altar de marmol, realizado por maestros de Lugano en los últimos años del siglo XVII en sustitución del primitivo altar de madera, es desmontado y recompuesto según un diseño más imponente que reutiliza las cuatro columnas salomónicas de marmol negro que enmarcan el retablo pintado por Ignazio Nepote en el que se representa la Visita de María a la prima Elisabetta (1760-1768), evento recordado en la consagración de la misma iglesia.

El altar de marmol del espacio lateral de la izquierda data de 1730 y se debe a un proyecto de Filippo Juvarra el cual acogió la invitación del conde Turinetti di Partengo, decidido a financiar la construcción de un nuevo altar dedicado a San Francesco di Sales. La forma plana de la composición de marmol policromado interrumpe la curva de la pared que lo acoge y se integra en el entablamiento que sostiene el aula a través del frontón de la cumbre y la curva del tímpano dividida y volcada hacia el exterior. Alessandro Trona pintó el retablo donde está representado San Francesco di Sales que entrega las reglas de la Orden a la baronesa de Chantal y a las primeras Visitandinas.

Con la llegada de Napoleón, el monasterio de la Visitazione se cerró. En el período de la Restauración, el monasterio fue adquirido por los padres Misionarios de San Vincenzo, rectores de la iglesia desde 1832, los cuales dedican la capilla de la derecha a su fundador, San Vincenzo de’ Paoli, y renuevan el Coro de las monjas con la Capilla de la Pasión y un altar proyectado por Carlo Ceppi. En 1851 en la iglesia es nombrado sacerdote san Leonardo Murialdo. Las excelentes condiciones del espacio interno del aula en la actualidad son fruto de una cuidadosa restauración.

 

Texto a cargo de la asociación Guarino Guarini